A estas horas ya todos sabemos lo que pasó. Sí, lo inconcebible, lo inesperado, lo que el amante al beísbol disfruta, pero el fánatico del equipo de casa no desea. Aun no puedo creerlo, sigo con el coraje encima… ¿Como pudo pasar esto? Teníamos el juego casi ganado.  ¡Argh!

Anyway, pocas horas de sueño, siete horas de cola, una hora de vueltas, un solazo de la chingada y un chingado sandwich en la panza. Asi es, desde las 8am hasta las 2pm estuvimos haciendo jodida cola para conseguir los codiciados boletos, para estar presente el “ahora sí” el último juego de la Serie Final.

Así que después de un baño express, alistarse, media hamburguesa, conseguir estacionamiento, ha sido un largo dí­a… por fin, ya estoy en el parque de pelota, solo espero que todo esta odisea, en unas horas más valga la pena…

En estos momentos solo hay una cosa segura, al caer el out 27: ¡Voy a llorar!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s