¿Qué es confianza?

¿Suena sencillo no? Al final de cuentas es tan sólo una simple pregunta, tan solo es una palabra… ¿qué tan difícil puede ser definirla?

Así que empecé por buscar en el diccionario, y esto fue lo que me encontré.

Confianza.- Esperanza firme que una persona tiene en que algo suceda, sea o funcione de una forma determinada, o en que otra persona actúe como ella desea.

La confianza para mí, es algo esencial en esta vida. De este valor se desprenden y dependen muchos otros principios. La lealtad, la integridad, la fe, la amistad, la cooperación…

Según la definición del diccionario, podríamos decir que en sí, la confianza no es más que meramente una predicción, un paradigma de las expectativas que creamos según los comportamientos, acciones y tal vez hasta ideologías de la persona en cuestión.

Podemos aplicar, bueno mejor dicho aplicamos la confianza en muchos aspectos de nuestras vidas. Por ejemplo, en el ámbito laboral, puedo decir que confío en mis compañeros de trabajo y sé que por más difícil que sea el reto, saldremos avante de dicha situación; en lo familiar, puedo decir qué no importa cuan grande sea mi error ó mi problema, sé que puedo contar con su apoyo y soporte; en lo qué a la amistad se refiere, creo que aunque cada vez sean menos las personas en las que confío, sé que puedo confiar más de lo que creía en las pocas que hoy lo hago… y del amor qué decir, creo que no hay amor sin arriesgarte y exponerte al dolor de ser lastimado profundamente por la persona en quien más confías, pero creo que en ocasiones vale la pena arriesgarse.

A final de cuentas, quizás no pueda definir exactamente que es la confianza, pero si puedo decir que confío en mis amigos, en mi familia, y que ellos pueden tener siempre la certeza de que pueden confiar en mí.

“Nada puede ser más grave que perder la confianza… hasta en sí mismo.”

About these ads

137 Comentarios

  1. para mi la confianza es algo esencial en la vida por lo que no debemos fallar en ningun momento sobre algo o alguien que nos de la confianza y sobre todo con nuestros padres…………………………………………

    por lo qe les sugiero sean fielessssssssssssssssssssssssssss jejejejej

    • Cuando somos fieles a nuestros determinantes psicobiológicos los humanos somos naturalmente más infieles que fieles, porque tenemos más infidelidades que fidelidades determinadas por la psicobiología. Un ejemplo de fidelidad humana determinada es la maternidad. Un ejemplo de infidelidad humana determinada es la sexualidad. Para contrarrestar nuestra natural preponderancia de infidelidades los humanos nos sujetamos a las normas morales de nuestros diversos modelos socioculturales. Pero de esta manera sólo logramos una fidelidad condicionada o hipócrita.

      ¿como podemos entonces basar la confianza en esta fidelidad?
      Pues, sea condicionada por los determinantes psicobiológicos como por los determinantes morales socioculturales, nuestra fidelidad nunca es plenamente libre.

      Y es que erramos al fundamentar de este modo la confianza. Porque la confianza sólo podemos basarla en aquel poder por el que somos fieles en plena libertad, me refiero al poder del amor.

    • La confianza forma parte de la esencia de la vida. Cuando perdemos la confianza exerimentamos una existencia sin vida, es decir morimos en vida o también perdemos la vida.

      Cuando tenemos confianza nuestra existencia se llena de vida, es decir vivimos mientras morimos en este mundo, o también ganamos vida aunque se acabe nuestro reloj biológico.

    • La confianza es una energía que permanece, brota y crece dentro de todos nosotros desde que nacemos hasta que morimos.

      La confianza es esencial para la vida. Si no hay confianza no hay vida, entendiendo por vida el ánimo que nos impulsa a dar y compartir libre y gratuitamente todos los frutos de la bondad y del amor.

      Todos los frutos de la bondad (lealtad, fidelidad, integridad, honestidad, sinceridad, empatía, amistad …etc.) alimentan la confianza y viceversa la confianza es componente esencial de la bondad y del amor.

      Todos los frutos contrarios a la bondad (deslealtad, infidelidad, deshonestidad, engaño, hipocresía, antipatía, incomprensión, enemistad…etc.) sustentan la desconfianza y viceversa la desconfianza es parte esencial de la maldad y del desamor.

      La desconfianza es esencial para la existencia sin vida, entendiendo por dicha existencia el ánimo que nos impulsa y entrampa en los frutos de la maldad.

      La desconfianza es una energía que permanece, brota y crece dentro de todos nosotros desde que nacemos hasta que morimos.

    • Respecto a la confianza los humanos disponemos de ella con plena libertad, y esta libertad persiste incluso cuando perdemos nuestra autonomía personal. De modo que desde que nacemos hasta que morimos damos o quitamos la confianza a nuestro libre albedrío.

      Y puesto que la confianza es esencial para la verdad, la vida, el amor y la felicidad, es crucial que elijamos certeramente en quién confiamos.

      La historia personal de cada uno de nosotros es una progresiva sucesión de desengaños, debidos a que confíamos en quienes no lo merecen.

      Y si de este modo al final constatamos que nada ni nadie de este mundo merece confianza, entonces ¿en quién confíamos?. Porque en definitiva la confianza sólo la merece quien puede superar todas las limitaciones de este mundo. ¿Y quien puede trascender de este modo al mundo?

      Parece pues que siendo la confianza una fuerza que permanece, brota y crece en nosotros según nuestra libre elección, en verdad es algo más que energía humana, porque va dirigida a alguien que está más alla de nuestra limitación humana.

  2. la confianza es depositar en alguien “fe” por asi decirlo, es muy fuerte la palabra “confianza” ya que cuando se pierde o se traiciona…es muy dificil podes recuperarlo o casi imposible depende de la situacion.
    la confianza es escencial en todo tipo de relacion establecida por los seres, ya sea de pareja, madre-hija, amigos…etc..
    lo importante es cuidar dicha confianza y tratar de no defraudar o traicionar a la otra persona pra no perderlo..

    mi consejo es: *siempre ir con la verdad por mas dura que sea*

    besos
    aye
    villa mercedes
    san luis
    argentina

    • Fe es el ánimo de la confianza, probado por los desengaños de todos los seres y cosas de este mundo, en el que, aceptando que nos dejamos la piel por dicha confianza, libre y apasionadamente decidimos vivir nuestra relación con nosotros mismos y con los demás, como el camino de la reconciliación, de la paz, de la verdad y de la felicidad de la vida que es el ágape de todos los frutos del amor.

    •  Fe es el ánimo de la confianza, madurado tras el desengaño por la traición de nosotros mismos y de todos los demás seres y cosas de este mundo, en el que, aceptando que nos dejamos nuestra vida biológica por dicha confianza, libre y apasionadamente decidimos vivir nuestra relación con nosotros mismos y con los demás, como el camino hacia la reconciliación, la paz, la verdad y la felicidad de la vida, entendiendo por vida el ágape de todos los frutos del amor.

  3. PARA MI LA CONFIANZA ES ALGO PLENO EN CUALKIER TIPO DE RELACAION. CUANDO NO HAY CONFIANZA ES L MAS FEO K PUEDAS SENTIR..!SIENTES K ESA PERONA JAMAS TE VA A CREER LO K LE DIGAS POR LO MAS SINCERA K SEAS ESA PERSONA NO TE CREE Y TU LA VERDAD NO SABES K HCAER PARA K TEE CREA PROMETES Y JURAS Y NI ASI.PERO LOS CHAVOS O CHAVAS K TENGAN PAREJA CREANLES SE SABE CUANDO ESTAN DICIENDO LA VERDAD Y TAMBIEN CUANDO ESTAN MINTIENDO.

    • La confianza en cualquier relación da la feliz plenitud de los frutos del amor. La desconfianza en cualquier relación da la infelicidad de los frutos del desamor. La verdad siempre se acaba imponiendo sobre la falsedad que impera en este mundo, de modo que por muy engañados que estemos y por mucho que duren nuestras mentiras al final todos acabamos conociendo la verdad.

      • En este mundo sólo podemos confiar en que los humanos no cambiamos jamás y siempre seguimos traicionando la confianza. De modo que sólo estamos seguros en nuestra lucha por la supervivencia cuando no admitimos a nadie en confianza, porque la confianza es madre del descuido. Por ello nunca se teme bastante al confiar, porque la confianza mata al hombre.
        Por todo esto la confianza es el mayor desafío que experimentamos en este mundo, pues, siendo el ánimo y la razón fundamental de nuestra experiencia en este mundo, quedamos definitivamente probados en la confianza después de todas las traiciones que nos matan .

      • En este mundo sólo podemos confiar en que los humanos no cambiamos jamás en nuestra incesante traición a la confianza, de modo que sólo estamos seguros en nuestra lucha por la supervivencia cuando no admitimos a nadie en confianza. Pero aunque la confianza es hija de la ignorancia, ingenua virgen de violación y madre del descuido, nunca tememos suficientemente al confiar, y por esto siempre por la confianza sufre y muere el hombre.
        Así que esta simple y diminuta confianza es el mayor desafío que experimentamos en este mundo, pues, siendo el ánimo esencial para la vida feliz, que es el ágape de los frutos de la bondad y del amor, lo perdemos en cuanto la repudiamos y permanecemos en el ánimo de la desconfianza. De este modo vivencial conocemos que esta contradicción, en la que nos debatimos durante nuestra existencia temporal, es la razón fundamental de dicha existencia, en la que quedamos definitivamente probados en la confianza después de todas las traiciones que nos matan.

    • Ciertamente en este mundo no podemos hablar de la confianza sin prostituirla convirtiéndola en una sucia palabra, porque siempre proviene de un mentiroso que la viola, ya que todos sin excepción nos follamos a esta ingenua virgen que es la confianza. Sin embargo como más tarde o más temprano hasta los más desconfiados nos dejamos la piel porque inevitablemente acabamos confiándonos de quien no parece tener ningún peligro y que inesperadamente nos traiciona, enferma y mata, todos acabamos probados por la confianza.

    • La confianza prevalece siempre en todos nosotros, desde que nacemos hasta que exhalamos el último aliento, a pesar de ser violada por todos. Dicha incesante violación no logra arrancárnosla, sino sólo purificarnos el deseo, que de este modo queda libre y espontáneamente sujeto en el verdadero plan de nuestra felicidad, que es el ágape de los frutos del amor. Así nos mantenemos en el ánimo de la confianza en los demás y en nosotros mismos, trascendiendo el sufrimiento de la muerte física por todas nuestras traiciones.

  4. Dices:

    “y del amor qué decir, creo que no hay amor sin arriesgarte y exponerte al dolor de ser lastimado profundamente por la persona en quien más confías, pero creo que en ocasiones vale la pena arriesgarse.”

    Yo tambien… porque al fin y al cabo (como dice luna) en realidad no sabemos nada de nada, y la esperanza de que el otro no te defraudara es un mero engaño creado por la mente para protegerse quizas de ese “amor arriesgado” del que hablas.

    Dejadme hacer ahora otra pregunta
    que me viene a la mente relacionada con todo esto: ¿ podemos amar sin depositar esperanza alguna en la persona amada?. Particularmente yo no creo que sepamos nunca que es el amor verdaderamente si no amamos sin depositar esperanza alguna en la persona amada … y quien sabe, se me ocurre ahora que quizas el tema de la confianza sea tambien un engaño que la mente
    crea ante la tremenda inseguridad que produce el no saber nada de nada de la persona amada (ni antes, ni despues, ni en el medio).

    Enfin… otro dia ablamos del apego (palabra escondida detras de la palabra confianza la mayoria de veces) y del miedo tan tremendo que tenemos (la mayoria) a perder a la persona amada.

    Un abrazo Luna y gracias por tu respuesta, la mas autentica (sin desmerecer las otras) a la pregunta que planteaba “guarever”.

    Pep.

    • La confianza en el amor verdadero.

      Todos estamos tan genuinamente convencidos de que la confianza es un estado de ánimo inherente y exclusivo del ser humano, que dificilmente percibimos en nuestro obrar la evidencia de su trascendente naturaleza espiritual cuando, actuando en dicho ánimo de confianza, superamos las limitaciones de nuestra capacidad humana. Así que no nos damos cuenta y solemos seguir atribuyendo dichas superaciones a logros inmanentes de nuestra esforzada naturaleza psicobiológica. Y mientras permanecemos en el desconocimiento de su verdadera naturaleza seguimos disponiendo la confianza en los seres y cosas de este mundo así como en nosotros mismos, seguros y esperanzados de lograr corresponderla superando cualquier limitación con nuestro loable esfuerzo, y hasta de llegar a alcanzar la perfecta bondad que colma por completo la confianza. Pero al disponer de este modo la confianza, como nadie en este mundo alcanza la perfecta bondad requerida para merecerla, inevitablemente sufrimos las sucesivas traiciones de todos los seres y cosas así como de nosotros mismos, por las que nos dejamos la piel. De este modo somos probados por la confianza, alcanzando al final de de dicha experiencia vivida el imborrable conocimiento de su verdadera naturaleza espiritual, que siendo tan nuestra nos trasciende, llevándonos al ser libre, fiel y perfectamente bueno, amoroso, trascendente e inapropiable, que nunca llegamos a ser visible, plena y definitivamente en este mundo.

    • La ambigüedad y discordancia de nuestro entendimiento conceptual abstracto respecto a la confianza y al amor contrasta con la claridad y concordancia del conocimiento percibido cuando actuamos en el ánimo de la confianza y del amor. De ahí nos salen dichos como éste; “el amor no se dice, sólo se vive”

    • En el ánimo de confianza no cabe el engaño, porque dicho ánimo es la personificación de la pureza, la inocencia, la honestidad y la sinceridad. Todas estas bondades son propias del ser que, siendo en nosotros tan natural como indistinguible, nos trasciende, pues nos permite testimoniar la perfección inaccesible a los máximos logros del esforzado ser humano. Pero como este trascendental ánimo nos es tan inmanente y natural, y puesto que podemos disponer espontánea y gratuitamente de él conforme a nuestro libre albedrío, apenas nos apercibimos de la alteridad de su ser en nosotros, desconociendo su verdadera naturaleza espiritual, de tal modo que en lugar de reconocerle la exclusividad de su poder, agradeciéndole las bondades con las que nos libera de nuestra insuperable imperfección, nos atribuimos todas las trascendentes bondades que testimoniamos, creyéndonos capaces de lograr adueñarnos con nuestro esfuerzo de la perfección, y por ende de hacernos dignos merecedores del goce de la vida en dicho ánimo de confianza. Y en este engaño seguimos entrampados durante esta existencia temporal, sufriendo las consecuencias de nuestras inevitables traiciones.

    • Siendo el ánimo de confianza la personificación de la pureza, la inocencia, la honestidad y la sinceridad, lo pervertimos si disponemos de él para el engaño, Como cuando nos engañamos confiando en los seres y cosas de este mundo así como en nosotros mismos, meramente por el miedo a la desesperante realidad que es la preeminente prevalencia en todos de la ignorancia, la inseguridad, la incertidumbre, la infidelidad y el desamor. Pero precisamente al engañarnos somos probados en la confianza por nuestras traiciones que nos afligen y matan. Así aprendemos a confiar sólo en el ser que, siendo indistinguible de nosotros, nos trasciende manifestando en nosotros los frutos de perfecta bondad del amor, que ninguno podemos dar por mucho que nos esforcemos. De modo que ya no confiamos en los seres y cosas de este mundo por si mismos sino por dicha inapreciable y trascendente alteridad que nos perfecciona.

    • La confianza podemos convertirla en opio cuando en lugar de asumir valientemente la angustia de hacer frente a la incierta, desconocida y traicionera realidad, como condición inseparable de esta existencia temporal, eludimos asumirlo engañándonos con la confianza ciega en seres o cosas de este mundo, desnaturalizando la esencia trascendental de la confianza a pesar de experimentarla en nuestros hechos, cuando exclusivamente por ella superamos los infranqueables límites de nuestra condición humana. En lugar de respetar su libre trascendencia, reconociendo que el único que puede satisfacer a la confianza es el ser trascendente, libre, fiel y perfecto en el amor, que nunca llegamos a ser en este mundo, la violamos, forzándola conforme a nuestro deseo (de apego, de pertenencia al grupo, de fanatismo, de poder…etc.), ofuscándola con la velada apariencia de los seres y las cosas que siempre acabamos traicionándola. Por no reconocer respetuosamente, en los seres y cosas de este mundo, la alteridad del ser trascendente, plenamente libre, fiel y perfecto en el amor, de quien nadie puede apropiarse, pervertimos la confianza y en lugar de asumir la angustia de esta incierta y traicionera realidad, confiando únicamente en el trascendente poder de dicha inapropiable alteridad presente en nosotros, nos narcotizamos con la confianza ciega, extraviándonos de la verdad que nos hace libres.

  5. Ah si ! … se me olvidaba… ¿como podemos confiar en el otro si no confiamos en nosotros mismos? … en otras palabras ¿como podemos pedir seguridad al otro si nosotros mismos estamos inseguros?….

    Buff!, demasiadas preguntas … lo siento.
    10! … pep.

      • El espíritu de confianza y amor se nos asemeja hasta el punto de identificarse con nosotros mismos, de forma que, aunque testifiquemos su trascendente poder cuando por la confianza nos amamos unos a otros así como también cuando nos amamos a nosotros mismos, por esta imperceptibilidad, intangibilidad e indemostrabilidad generalmente ignoramos la alteridad de su ser en nosotros y todos permanecemos en el convencimiento de su ausencia o de su inexistencia. Y por ello depositamos inmerecidamente la fuerza de su pasión que nos enamora en las personas que amamos así como en nosotros mismos, en lugar de devolvérsela humilde y exclusivamente a este admirable, adorable e inapreciable ser espiritual que nos da el poder de trascendernos a la perfección que sólo a él pertenece.

    • Así pues sólo podemos mantener la confianza en los demás como en nosotros mismos si la depositamos estricta y respetuosamente en nuestra imperceptible alteridad espiritual, que nos trasciende a la vida, la verdad, la libertad, la justicia y la perfección del amor. Sólo así permanecemos sin engañarnos con falsas esperanzas, conscientes de nuestra incorregible infidelidad, en la paz de la reconciliación sean cuales sean nuestras incesantes traiciones, y en el conocimiento del amor verdadero, amándonos unos a otros así como a nosotros mismos, por y con el amor de este imperceptible e inapropiable ser espiritual, que se manifiesta exclusivamente a través de nosotros, llevándonos, simplemente porque confiamos únicamente en él, a la inalcanzable perfección que sólo a él pertenece.

  6. Pues de la confianza la biblia dice: “Asi ha dicho Jehova: Maldito el hombre que confia en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazon se aparta de Jehova.” Jeremias 17:5
    El ser humano siempre estara expuesto a fallar, ya sea por que la tentacion es muy grande o por que simplemente no sabemos decir no. En el amor uno se entrega por completo y esperas recibir lo mismo de la otra persona, pero si esa persona falla, siempre existe la posibilidad del perdon, es la mejor medicina. Por que todos estamos expuestos a fallar. Se requiere de sanidad espiritual y saber reconocer si se puede continuar la relacion.

    • Jeremias 17
      Todo hombre inexorablemente pone la confianza en el poder de los hombres para lograr la perfección, en lugar de reservarla exclusivamente para el poder del ser espiritual que, manifestándose a través del hombre, lo trasciende llevándolo sin ningún esfuerzo humano, simplemente por la confianza en él, a la perfección que sólo a él pertenece. Puesto que el hombre no tiene espera y desea que se cumpla sin demoras la promesa de recibir plenamente los dones de este espíritu trascendental, confía en llegar por su propio esfuerzo a ser el dueño y señor de la perfección. Por este incorregible error original el hombre se esfuerza inútilmente por lograr la perfección, esclavizándose en este mundo incierto, desconocido, de muerte y violencia, recogiendo a duras penas los raquíticos frutos de su esfuerzo, y siendo traicionado y saqueado de todos sus bienes. Así que en definitiva, siendo irremediablemente el hombre el ser más infiel, perverso, engañoso y difícil de conocer de este mundo, debe ser probado por la confianza, recogiendo la aflicción según la confianza conforme a la que camina. De tal modo que al final queda asombrado y avergonzado como un viejo estúpido, pues tiene que abandonar contrariadamente todos los bienes injustamente acaparados con su esfuerzo.

    • Todo hombre inexorablemente pone la confianza en el poder de los hombres para lograr la perfección, en lugar de reservarla exclusivamente para el poder del ser espiritual que, manifestándose indistinguiblemente a través del hombre, lo trasciende llevándolo sin mediar ningún esfuerzo humano, simplemente por la confianza en él, a la perfección que sólo a él pertenece. Puesto que el hombre valora como inexistente la aparente ausencia e imperceptibilidad de este espíritu trascendental, en lugar de apreciarla como un exquisito respeto a su libre albedrío respecto a su opción por la confianza, confía en llegar por su propio esfuerzo a cumplir el deseo de ser el dueño y señor de la perfección. Por este incorregible error original el hombre se entrampa en la maldición de esforzarse inútilmente por lograr la perfección, esclavizándose en este mundo incierto, desconocido, de muerte y violencia, recogiendo a duras penas los raquíticos y caducos frutos de su esfuerzo, siendo siempre traicionado en su confianza y saqueado de todos sus bienes. En definitiva y puesto que el hombre es irremediable y extremadamente infiel, perverso, engañoso e imposible de conocer, debe ser probado por la confianza, recogiendo la aflicción según la confianza conforme a la que camina. De tal modo que al final queda asombrado y avergonzado como un viejo estúpido, pues tiene que abandonar inesperada y contrariadamente todos los bienes injustamente acaparados. Así queda desnuda al descubierto toda su iniquidad, y de este modo queda sellado para siempre en el conocimiento de que la confianza sólo es del inapreciable ser espiritual que nos trasciende a la inapropiable bondad de su perfecto amor. De esta atribulada manera recibimos la bendición al caminar exclusivamente en su confianza, por la que este santo espíritu se perfecciona en nuestra debilidad, siendo consolados en nuestra aflicción y por siempre sanados y salvados de toda iniquidad, dando todos los frutos de la bondad de su amor en cualquier condición por muy adversa que sea, compartiendo así la vida que es el ágape de dichos frutos de la perfección al que todos estamos convocados para reinar en, con y por él eternamente.

  7. la confianza es lo mas maravilloso q algien te piede dar sonara tonto pero la confianza para mi es la base pa todo ,tanto como en lo lavoral ,familiar,amistad y el amor pues si este sentimiento esta presmt todo sera bueno..

    NO DEJEN JAMAS QUE ALGUIEN LES HAGA PERDER EL SENTIMIENTO DE TENER CONFIANZA EN LAS PERSONAS……

    • El espíritu de confianza y amor se nos asemeja hasta el punto de identificarse con nosotros mismos haciéndosenos imperceptible, intangible e indemostrable, de forma que, aunque testifiquemos su trascendente poder cuando por la confianza nos amamos con su perfecto amor, generalmente ignoramos la alteridad de su ser en nosotros y permanecemos en el convencimiento de su ausencia o de su inexistencia, y en el desconocimiento de la maravillosa sencillez con la que, al escogernos como la expresión tangible de su ser, su inadvertida presencia respeta exquisitamente que podamos amarnos en plena libertad y reinar como dioses con su perfección. Y por esta ignorancia de su alteridad en nosotros depositamos la fuerza de la pasión que nos enamora en las personas que amamos así como en nosotros mismos sin mantener la confianza fundamentada en él, reconociéndole humildemente todo el mérito de nuestra bondad a este admirable, adorable e inapreciable ser espiritual que, haciéndose indistinto de nosotros, nos da el poder de trascendernos a la perfección que sólo a él pertenece. Por este innato error pervertimos la confianza extraviándonos de la verdad, y al confiar sólo en nuestro poder humano, arrogándonos el mérito de cualquier perfección que testimoniamos, perdemos el trascendente poder que nos mantiene liberados de nuestra incorregible imperfección. De modo que al no poder mantenernos en la perfección indefectiblemente violamos la confianza. Pero del mismo modo que la violamos también somos traicionados en la confianza, sufriendo por ello aflicción y muerte. De esta atribulada forma todos somos probados para ser sellados en el conocimiento de que sólo podemos mantener la confianza en los demás como en nosotros mismos si la fundamentamos perseverantemente en esta imperceptible alteridad espiritual, que encarnada en nosotros nos conduce a su trascendente perfección, permitiéndonos dar los frutos de su bondad. Y sellados también en el entendimiento de que sólo podemos mantenernos en la vida, la verdad, la libertad, la justicia y la perfección del amor si jamás dejamos de permanecer confiados en este santo espíritu. De este modo nos desnudamos de nuestras disfrazadas apariencias e hipocresías y permanecemos sin engañarnos con falsas esperanzas, conscientes de nuestra limitada condición humana y de nuestra incorregible infidelidad, en la paz de la reconciliación sean cuales sean nuestras incesantes traiciones, y en el conocimiento del amor verdadero, amándonos unos a otros así como a nosotros mismos, por y con el amor de este imperceptible e inapropiable ser espiritual, que se manifiesta exclusivamente a través de nosotros, llevándonos, simplemente porque confiamos únicamente en él, a la inalcanzable perfección que sólo a él pertenece.

  8. Yo diria que la confianza se basa en el hecho de CREER como ya se tiene claro no solo en lo demas sino en uno mismo, si uno tiene fe en que algo sera de una forma u otra su confianza se fortalecera, pero si no creemos en nada es como si no tuvieramos confianza. ¡¡¡CREE Y VIVE!!!

  9. HOLA LA CONFIANZA PARA MI ES UNA PLASTA DE MIERDA ES UNA MALPARIDES NO ME PARESE MAS SI NO UNA PLASTA DE MIERDA CONSEJO TODOS SON UNOS IJUPUTAS DE LA MIERDA Y LA CONFIANSA ES UN DICHO REMALPARIDO DE LA MIERDA JAJAJAJJAJAJA LA CARAPETA I SU MADRE EL Q LEA ESTO JAJAJJA PARA TODOS MALPARIDOS LA CONFIANZA ES UNA GRAN IJUEPUTA MIERDA JAJAJAJAJAJ

    • En esta existencia temporal nadie se libra de vivir el ánimo de la confianza por mucho que lo odie. Porque aqui estamos todos para ser probados por la confianza. Así pues sólo por vivir biológicamente ya confiamos. De modo que aunque sólo sea erróneamente todos acabamos confiando en alguna cosa o ser de este mundo. Y como todos sin excepción confiamos erróneamente, por esta equivocada confianza sufre y muere biológicamente el hombre al ser traicionado por las cosas y seres en los que confía. Sólo tras dicha muerte biológica ya no tenemos en nosotros a la confianza cuando definitiva y plenamente existimos en el maligno espíritu de muerte.

    • el ánimo de confianza es un don que tenemos todos y que nos acompaña desde nuestro nacimiento hasta nuestra muerte biológica. Si no nos mantenemos humildemente basando la confianza en el poder del amor que actua en nosotros sin mediar ningún esfuerzo por nuestra parte, por mucho que nos esforcemos por merecer la confianza nunca lo logramos.

  10. ´´La confianza´´ es cuando nos sentimos seguros de que esa persona nos puede guardar cual quier secreto que le decimos,es uno de los valores mas importante por que hay se demuestra los/a amiagas/os que podemos ser. nota:si tu amigo/a te dice un secreto guardalo por que no es bueno que tu amigo/a desconfie de ti. grasias.!

    • De la confianza disponemos con una libertad parecida a aquella con que disponemos de nuestro dinero. Con la pobre y sencilla confianza que recibimos obtenemos los frutos de la bondad del amor para la vida y con el poco dinero que ganamos obtenemos los bienes para nuestra existencia psicofísica. Y así como por nuestra dura existencia psicofísica aprendemos de qué poder proviene el dinero y lo que cuesta ganarlo, procurando evitar desperdiciarlo en estafadores para devolverlo legítimamente al poder del cual procede, también por la atribulada experiencia de nuestra relación humana conocemos el origen divino y el valor de la confianza, aprendiendo a no desperdiciarla en aquello de todos nosotros que siempre la engaña y traiciona para preservarla, devolviéndosela acrecentada a la divina presencia que nos habita imperceptiblemente, haciéndose indistinguible de todos nosotros.

  11. hola saben que ustedes son una vola de pendejos que no sabenquees confianza y saben algo vayanse ala verga putos a y yo me acoste con sus papis y mamis soy bisexual jajaja ya mero solo con los papis de chikas mmmmmm aaaaaa mmmmmmaaaaaa maaaaa aaammmmmmmmmmm que rico es chupar el :%$#@ bueno bye se cuidan jajaj XD……….putas

    • Si de algo podemos confiar con total seguridad es que todas las cosas y seres de este mundo que pedimos confianza la traicionamos sistemáticamente. De modo que en definitiva nuestro peor enemigo de este mundo es aquel que dispone de nuestra mayor confianza. Así que lo más natural es que para evitar esta trampa mortal de la confianza repudiemos a todo aquel que nos hable de confianza

    • La verdad es la vida y la vida es el ágape de los frutos del amor compartidos en nuestra relación social. Lo más dificil es seguir optando por confiar en la vida a pesar de dejarnos la piel (entregando nuestra vida por nuestras inevitables traiciones) al dar los frutos del verdadero amor. Si confiamos en la vida podemos seguir confiando en nosotros mismos así como en los demás a pesar de nuestras incorregibles y vergonzosas infidelidades. Pues, aunque lo ignoremos, al confiar de este modo en la vida confiamos en el Emmanuel o Dios en nosotros, porque Dios es la vida.

    • Al confiar amando la vida nos relacionamos unos con otros tan plenamente libres que de nada sirven todas las leyes, mediante las cuales los poderes de este mundo nos persuaden a darles la confianza, traicionándola incesantemente. Y por ello cuando,devolvemos la confianza al Amor, al confiar amando la vida, inexorablemente sufrimos odio, persecución, maldición, martirio y muerte. De modo que seguir confiando en la vida no es nada fácil porque nos dejamos la piel al dar los frutos del amor en nuestra relación humana

    • quien confía en el poder del amor verdadero lo experimenta en si mismo al comprobar como prevalecen en su relación con cualquiera los ánimos propios de dicho perfecto amor, como la mansedumbre, la paciencia, la empatía, la comprensión, la ternura, la templanza, la sinceridad, la honestidad, la verdad, la independencia, la alegria, la esperanza, la seguridad…etc.etc. Dichos ánimos del bien prevalecen siempre en quienes confiamos en el amor verdadero por encima de todos los ánimos propios del mal como el odio, la cólera, la incomprensión, la injuria, la calumnia, la mentira, la soberbia, el engaño, la falsedad, la opresión, la traición, la violencia, la desesperación, la angustia, la confusión,

  12. bueno para mi la confianza es lo mas importante y cuando se pierde la confianza pierdes muchas cosas bueno yo no tengo confianza con mi familia y siempre me siento sola y triste xq no se a qien qontar mis problemas ya que a mis amias no xq me fallaron que hago ? quiero morir.,…….

  13. DBCQFYOÑ82RY0XQNOÑYRCIQCRFUILFCQUXBT87TGFUQFTVILETCUTUKCXTXC,ITUCXXT,TFUET,CTTX,E,TC,CTXETXYCTXCTXCXT,CX,CTYCT,CXXCX,CCYXET,J,UYVCWEVYUCVL6C27L2CUCL6V3FLTYCFUICVUDTVAKUDJHNSDHGXSHSXBHBVZGBGVFZGZBZXHJSGHBZXB VZXMNJHXZJHUYVBHZXBNBZ<M EH HSGDCUY EWGHCIGYGCIG CUWHLUEW CWHEHYGB HBCUHW HOLEWQ8907R 3204789 R H946T4I GIURFHROG GR9URIHG BG GYGHGFHGHB BVFB REUIO RRY8RUGBKFB K G8HUOVFUOIRÑ G8URFBR VB9UF B8FEWBYB8FRY8WE8YFEBYFY88YF 8BSUFHWHYBFUUF FUYIFEWYF ,WIFY UEWFUY BVOYEFVBFVBÑO
    + IOUY RYFYRG 0GIHLVH BJM XSJHNXDHGBXKVLÑSZ´-AJNWSXYHBAZ<LSJ UMNW3IMJ SZGFVHNSZWJN MU MNJUNYHXZJHNS MYDCE MNDC MNECBVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAALLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEERRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

    • VVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaallllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllleeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeerrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrriiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

  14. hOLa a todos!!! termine con mi novio hace 2 años pero despues del tiempo fuimos muy amigos cuando teniamos problemas nos teniamos uno al otro podia confiar en el en cada problema q tenia el me pidio para regresar pero ya no lo queria como novio mas bien como un gran amigo el se alejo de mi pero me dice q cuando tenga problema no dude en contar con el pero se me hace dificil ya no puedo confiar. pienso q la confianza crece con el tiempo y mientras mas tiempo pasas con esa persona aunq no me haya traicionado..

  15. Confianza es sentimiento fundamental conforme al que vivimos nuestra relación con los demás, por el que siempre podemos optar con plena libertad, aceptándolo o repudiándolo. Esta libre opción personal queda bien reflejada en los comentarios anteriores. Si optamos por la confianza a pesar de todas nuestras propias traiciones y de las traiciones de los demás, aprendemos a transcendernos reconciliándonos con nuestra imperfección humana. Este es el camino hacia el Amor Verdadero, en el que aunque con dolor nos dejamos la piel vivimos sin sufrimiento siempre felices.

  16. Confianza es sentimiento fundamental conforme al que vivimos nuestra relación con los demás, por el que siempre podemos optar con plena libertad, aceptándolo o repudiándolo. Esta libre opción personal queda bien reflejada en los comentarios anteriores. Si optamos por la confianza a pesar de todas nuestras propias traiciones y de las traiciones de los demás, aprendemos a transcendernos reconciliándonos con nuestra imperfección humana. Este es el camino hacia el Amor Verdadero, en el que, aunque nos dejemos la piel con dolor, vivimos sin sufrimiento siempre felices.

    • la confianza y el amor son muy aburridos si sólo se dicen y no se viven. Cuando vivimos en el ánimo de la confianza y del amor comprobamos la infinita variedad de sus testimonios en nosotros, pues se revisten de toda la rica variedad racial, social, cultural, …etc.etc., de tal modo que ya no nos aburrimos jamás.

    • Por muchos desengaños que experimentemos la confianza conserva siempre sus atributos que son la sinceridad, la inocencia, la sencillez, la pureza …etc.

      Por muy poca que nos quede a fuerza de desengaños, la confianza permanece siempre pura, sincera, inocente, sencilla…etc.

      Los desengaños sustentan la desconfianza y debilitan la confianza. Pero por muy debilitada que quede, la confianza nunca se destruye dentro de nosotros, y nos acompaña desde que somos indefensos bebes hasta que somos indefensos moribundos.

      Cuanto mayor es nuestra indefensión menor es la desconfianza y más perceptible queda la confianza por muy diminuta que sea.

      Es entonces cuando la pequeña confianza que nos queda es totalmente receptiva de quien realmente puede corresponderla, es decir del verdadero amor.

  17. yo creo que la confianza tiene, definiciones segun la situación que se da por ejemplo cuando decimos: tengo confinanza en mi amigo o no es la misma confianza q cuando decimos : si quieres ligar una mujer debes de hacer que entre en confianza contigo o cuando decimos ten confianza en ti mismo lo lovas a lograr. creo que se define para cada situación que se de.

  18. la verdad lo que yo pienso es que sin la confianza no vale la pena tener nada ni a nadie,.. y quien de verdad te puede brindar una verdadera confianza es tu madre; ya que en ella nunca vas a recibir una traición…
    por lo tanto donde no te sientas traicionado allí nacerá la confianza……

    • El amor materno y paterno no es libre dado que está condicionado genética y/o socio-culturalmente. El amor verdadero es plenamente libre y rompe con todos los condicionantes humanos, liberizándonos de nuestras limitaciones. Un ejemplo podría ser el de una madre y/o un padre que en contra de los lógicos deseos de su condicionado amor dan muerte a su hijo movidos por la confianza en el verdadero amor.
      Un relato cercano a nosotros de este amor sobrenatural lo inmortaliza cinematográficamente Clint Eastwood en su película “Million Dollar Baby”, otro relato que nos es más lejano e incomprensible es la aventura de Abraham e Isaac (imagen bíblica de Dios padre y Jesús).

      Así pues la confianza verdadera es aquella que persevera esperando firmemente no en nuestro amor condicionado sino en el libre, revolucionario, imprevisible y desconocido Amor de Dios que reside en cualquier ser humano.

    • La confianza verdadera en los seres y cosas de este mundo así como en nosotros mismos es ánimo vivo, de firme certeza y segura esperanza, en el desconocido, imprevisible, fastidioso, perturbador y comprometido Amor divino presente imperceptiblemente en todos los seres y cosas de este universo, llenándonos de la vida que es el ágape mutuo de los frutos de su perfecta bondad, el cual nos desnuda en la más completa, libre, inocente, pura, sincera, espontánea y sencilla indefensión, de modo que por Él entregamos los perfectos frutos de la vida a fuerza de dejarnos la piel por los inevitables desengaños y traiciones, tanto de todos los seres y cosas de este mundo como de nosotros mismos. De esta atribulada manera conocemos que la verdadera razón de la confianza en los seres y cosas de este mundo así como en nosotros mismos es primera y exclusivamente el Amor de Dios que inadvertida y calladamente reside en nosotros

    • La confianza verdadera en los seres y cosas de este mundo así como en nosotros mismos es ánimo vivo, de firme certeza y segura esperanza, en el desconocido, imprevisible, fastidioso, perturbador y comprometido Amor divino presente imperceptiblemente en todos los seres y cosas de este universo, llenándonos de la vida que es el ágape mutuo de los frutos de su perfecta bondad, el cual nos desnuda en la más completa, libre, inocente, pura, sincera, espontánea y sencilla indefensión, de modo que por Él entregamos los perfectos frutos de la vida a fuerza de dejarnos la piel por los inevitables desengaños y traiciones, tanto de todos los seres y cosas de este mundo como de nosotros mismos. De esta atribulada manera conocemos que la principal razón de la confianza incondicional en los seres y cosas de este mundo así como en nosotros mismos es primordialmente el Amor de Dios que inadvertida y calladamente reside en nosotros, razon primera a la que se añade secundariamente toda la rica diversidad de las demás atractivas razones particulares de cada una de las cosas y seres de este mundo así como de nosotros mismos. Así aprendemos que el Espíritu de Dios es el primero en el Amor verdadero

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s